Exceso de ruido y contaminación están causando infartos: estudio de cardiólogos en Nueva Jersey

0
8
Fuente externa

Vivir junto a vías de tren, aeropuertos y autopistas ruidosas es más que una mera molestia: también podría provocar un infarto, según un reciente estudio realizado entre residentes de Nueva Jersey y presentado al Colegio Americano de Cardiología (ACC).

El informe, presentado en la 71ta Sesión Científica Anual del Colegio Estadounidense de Cardiología, analizó a casi 16,000 residentes de Nueva Jersey hospitalizados por un ataque cardíaco en 2018. Los investigadores utilizaron una base de datos que registra todas las hospitalizaciones cardiovasculares en ese estado, así como datos de la Oficina de Estadísticas de Transporte de NJ para calcular los niveles de ruido.

Los pacientes se dividieron en dos grupos: los que experimentaron niveles de ruido de 65 decibelios o más (equivalente a una conversación o risa en voz alta) y los que tenían una exposición baja al ruido (menos de 50 decibeles por día), detalló Fox News.

El Dr. Abel Moreyra, profesor de cardiología en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson y autor principal del estudio, dijo que la tasa de ataques cardíacos era 72% más alta en lugares con altos niveles de contaminación acústica. Posteriormente, los investigadores concluyeron que la alta exposición al ruido era responsable de aproximadamente 1 de cada 20 ataques cardíacos en Nueva Jersey.

“Como cardiólogos, estamos acostumbrados a pensar en muchos factores de riesgo tradicionales, como fumar, la hipertensión o la diabetes”, dijo Moreyra en un comunicado de prensa. “Este estudio y otros sugieren que tal vez deberíamos comenzar a pensar en la contaminación del aire y la contaminación acústica como factores de riesgo adicionales para las enfermedades cardiovasculares”.

El estudio es uno de los primeros en analizar el vínculo entre el ruido y las enfermedades cardíacas en Estados Unidos, pero los investigadores dijeron que se alinea con otros estudios realizados en Europa. Moreyra proyectó que otras áreas urbanas densas probablemente verían un patrón similar.

El estudio no examinó la biología detrás del vínculo, pero según otros expertos el ruido puede causar estrés crónico, pérdida de sueño, ansiedad y depresión, todo lo cual puede afectar la salud del corazón, dijo Moreyra.

Vivir cerca de una infraestructura de transporte también genera mayor exposición a los gases de escape de los vehículos y otra contaminación que aumenta las tasas de enfermedades cardíacas. “La contaminación del aire y el ruido van de la mano”, destacó Moreyra. “La pregunta es: ¿cuánto de este efecto se debe a la contaminación por partículas y cuánto al ruido?”.

Hay una advertencia en los hallazgos: los investigadores no tuvieron en cuenta los factores de riesgo demográficos, socioeconómicos u otros. Tampoco buscaron la exposición al ruido en el trabajo u otros lugares. El próximo paso es que los investigadores observen qué fuentes de ruido del transporte podrían tener el mayor impacto en la salud pública, alertó el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí