Declaran en emergencia el sur de la Florida por las lluvias

0
6
Fuente externa

Una perturbación tropical ha provocado una emergencia por inundaciones en buena parte del sur de Florida, mientras los residentes y autoridades se preparan para recibir más lluvias intensas la tarde del jueves y el viernes.

Los aguaceros del miércoles y las inundaciones posteriores bloquearon carreteras, hicieron flotar vehículos y retrasaron los viajes de numerosas personas en los aeropuertos de Miami y Fort Lauderdale.

Ante este panorama el gobernador de Florida y las autoridades locales han declarado el estado de emergencia en los condados más afectados entre los que se cuentan Miami-Dade y Browar

Zonas de Miami-Dade como North Miami recibieron acumulados de lluvia de 20 pulgadas, mientras que en Broward, Hallandale Beach es una de las zonas más afectadas con acumulados de 19.39 hasta la madrugada del jueves.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, quien declaró la emergencia en el condado, pidió a los residentes que se mantengan en las casas si no es estrictamente necesario salir a transitar las vías, principalmente en las zonas afectadas.

Levine Cava dijo que se esperan más lluvias de acuerdo al pronóstico, por lo que se esperan más inundaciones. Dijo que tienen los recursos dispuestos para que los equipos de emergencia puedan responder rápidamente.

Al caer la noche del miércoles en el condado de Miami-Dade, el panorama era caótico. La alcaldesa Levine Cava declaró estado de emergencia para atender con mayores recursos los efectos de las lluvias e inundaciones.

Un residente de Miami comentó: «Las alcantarillas no dan abasto (…) La ciudad se hunde más».

En el sector de Edgewater, el agua seguía acumulada. Mientras algunos conductos drenaban las calles anegadas, otras alcantarillas hacían lo contrario. En Miami, 27 bombas estaban en funcionamiento en diferentes lugares, y el alcalde Francis Suárez estaba colocando todos los recursos para ayudar a los más afectados. «Estamos viendo inundaciones grandes aquí… sin duda tenemos que continuar el proceso de hacer permanentes estas bombas», afirmó Suárez.

Por otro lado, en North Miami Beach, las calles parecían ríos. Reynaldo Reyes, afectado por las inundaciones, relató: «Tuve que estacionar hace unas cuantas cuadras para llegar a mi casa casi que nadando». Los conductores enfrentaban el problema de las calles inundadas, y las autoridades seguían urgiendo a la gente a no intentar cruzarlas. Rosario, residente de North Bay Village, describió la situación como una «locura» y añadió: «Se dañan los carros, mira cuántos carros se han parado. No hay un buen sistema».

En North Bay Village, el escenario más común fueron los automóviles atascados y familias que no podían ni salir ni llegar a sus casas. En Bal Harbour, niños se subían a las bancas de la parada de autobús para no mojarse, y otros salían del trabajo solo para encontrarse con esta situación.

En Aventura, casi 150 niños y 40 miembros del personal de un campamento de verano quedaron atrapados. La policía de la ciudad vino al rescate y les entregó decenas de cajas de pizza para que finalmente pudieran comer. Reynaldo Reyes comentó: «La ciudad nunca la he visto que viene y ayuda y cuando son estas inundaciones casi siempre pasa un día, un día y medio para que las cosas puedan normalizarse un poco».

El recorrido de las autoridades locales continúa. Este jueves en el parque Douglas, ubicado en la 37 del suroeste y la US 1, el alcalde y miembros de la comisión de Miami estarán entregando sacos de arena para las personas que lo necesiten. Hay 1000 sacos en total y se darán 5 por familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí